Caso Real : Earl Crawley

A lo largo de esta última semana he recibido algún mensaje de algún lector comentándome que en las redes sociales se habla mucho de llegar a ser millonario pero muchos de los que postean fotos y videos sobre gente millonaria no se da cuenta que hay mucha gente que gestiona céntimos y no millones.

Esto me ha hecho reflexionar, ya que este lector está en lo cierto, y he decidido esta semana buscar por internet casos reales de éxito de gente que empezó con poco y llegó a amasar un patrimonio económico importante.

El objetivo es compartirlo con vosotros ya que pienso que no hay nada como un caso real para motivar a la gente a ahorrar e invertir sus ahorros. Espero que este caso os sirva de ejemplo para que veáis que no se necesitan unos grandes ingresos para poder tener un buen patrimonio sino que con disciplina y paciencia pueden conseguirse grandes cosas.

Lo dicho, hoy quiero traeros a este blog la vida de Earl Crawley.

“Mr Earl” como era conocido en su lugar de trabajo, es un hombre ya retirado de Baltimore que trabajó durante 44 años como supervisor de parking en la zona financiera de su ciudad.

Desde su infancia, en numerosas ocasiones, le dijeron que no llegaría muy lejos en la vida debido a una dislexia que le impedía leer bien. Y tenían razón, este vigilante de parking del Mercantile Bank & Trust de Baltimore nunca llegó a cobrar más de 12$/hora, pero en cierta parte se equivocaban, ya que con su disciplina, este hombre ha llegado a acumular una cartera de valores y bonos que vale más de 500.000 $.

¿Como lo hizo?. Esta es su historia.

Creció pobre y vivió la mayor parte de su infancia en un orfanato debido a que su madre tenía tuberculosis.

Era siempre considerado por los profesores como “lento para aprender” pero esto no le hizo venirse abajo ya que como dice Mr Earl, “ Dios le dio la habilidad de escuchar muy bien, sobre todo los buenos consejos”.

Una vez que su madre se recuperó de su enfermedad, reunió a él y sus hermanos y alquilaron una casa.

A los 7 u 8 años, su madre le dijo que tenía que empezar a ayudar económicamente en la casa y empezó recolectando periódicos y cartones por 35 centavos. A los 13 años, empezó a trabajar como empaquetador en un mercado de fruta y verdura ganando 6-7 $ por día de trabajo.

“Yo creía que era tonto pero trabajando en este trabajo me di cuenta que podía hacerlo bien y mantener el trabajo”.

Su madre le enseño a realizar un presupuesto y a ahorrar.

En el colegio, debido a que era considerado como “tonto”, fue cambiado a otro colegio para recibir clases especiales.

“Este fue el inicio de como empecé  volverme inteligente” según Mr Earl. En estas clases descubrió que tenía un talento especial para el trabajo de la madera y para los números.

En esta escuela especial empezó a preguntar a los profesores si necesitaban a alguien para ayudarles en la casa y su profesor de matemáticas le enseñó a limpiar y cortar el césped. Este profesor le recomendó a otros profesores y pronto creó su propia empresa de limpieza de casas y empleando incluso a su propio hermano en la empresa.

Conoció a su mujer  y se casaron cuando él tenía 27 años. Tuvieron 3 hijos.

Primero entró como portero del parking del banco por 80$ a la semana y más tarde paso a ser promocionado como vigilante. Además de este trabajo siempre tuvo otros pequeños trabajos que le proporcionaban un dinero extra.

A este tipo de trabajos Mr Earl les llama “trabajos de céntimos” que le proporcionan 20-30$ extra a la semana pero de este manera el dinero iba aumentando poco a poco. Él siempre fue un ahorrador ya que su madre le enseñó a apartar una cierta cantidad de dinero cada mes para tiempos difíciles.

“El nivel de sacrificio depende de cuanto comprometido estás con tu propio sueño”

Mr Earl, viendo a la gente que entraba en el parking donde trabajaba, se dio cuenta que la gente trabajadora ahorraba el dinero en los bancos y más tarde lo gastaban, en cambio la gente rica invertía el dinero en acciones y bonos.

También observó que construir un patrimonio no tenía nada que ver con las subidas y bajadas de la economía y de la bolsa. “No depende de cuánto dinero tienes invertido sino de cuánto tiempo mantienes esas acciones”.

Debido a su incapacidad lectora, preguntaba y escuchaba a los gestores del banco y en 1981 al final se vio preparado para empezar a invertir.

Empezó por comprar 2 acciones de Baltimore Gas & Electric. A estas acciones se añadieron dos de IBM. Reinvirtiendo los dividendos llegó a tener 260 acciones de IBM. En su cartera de valores tiene empresas como Coca-Cola, Chevron, Exxon…etc.

“Mucha gente no sabe que puede invertir”. “La gente piensa que hay que ser rica para hacerlo”.

Ahora vive con su mujer en una bonita casa, con la hipoteca pagada y sin deudas. Se dedica a formar a miembros de su comunidad de la iglesia que no tienen educación y les ayuda a invertir sus ahorros. De vez en cuando da charlas a gente de su comunidad sobre inversión.

¿Qué os ha parecido la historia de Mr Earl?. Espero que os haya hecho reflexionar para daros cuenta que con poco se puede hacer mucho si tienes paciencia y persistencia.

Os dejo un video que resume su vida y que os puede interesar.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of