7 hábitos que la gente no realiza cuando hace un presupuesto

Si queremos tener éxito en nuestras finanzas personales tanto individuales como familiares todos sabemos de la importancia del presupuesto y los pasos que debemos de dar para confeccionar uno.

De sobra son conocidos los 2 pasos que se deben de seguir a la hora de realizar un presupuesto como :

  1. Calcular tus ingresos y tus gastos
  2. Ahorra lo que queda después de gastar

Tranquilo, no voy a aburrirte con cosas que estoy seguro que ya conoces.

Creo que a la hora de realizar un presupuesto, existen cosas que la gente no realiza o no le da tanta importancia y que creo que también son elementos relevantes a la hora de ponerse manos a la obra.

Estos son los 7 hábitos que creo que la gente no tiene en cuenta a la hora de confeccionar un presupuesto:

1.-  No establecer metas u objetivo

Pienso que es de vital importancia saber el motivo por el que realizamos ese presupuesto.

Un plan sin un objetivo o meta es como ir sin rumbo por la vida.

Podrás intentar poner en práctica muchos trucos y consejos que habrás leído por internet o algún libro que haya caído en tus manos sobre Finanzas personales pero verás que muchos de ellos, aunque sean buenos, no llegarán a tener éxito en tu vida personal ya que previamente no estableciste los motivos por los que realizas ese presupuesto.

Es importante que te marques los siguientes :

  • Corto plazo, para la semana próxima o el próximo mes
  • Medio plazo, para el próximo año
  • Largo plazo, metas de cumplimiento mayor de 5 años

Reflexiona y hazte preguntas como, ¿qué sueños quieres cumplir?,¿quieres comprar tu primera casa?,¿comprarte un coche quizás?,¿aumentar tu nivel educativo?,¿cuánto tiempo te llevará conseguirlo?

2.- Falta de realismo tanto en las expectativas como en los números reales de un presupuesto.

Piensa si las metas u objetivos que te has propuesto son demasiado difíciles de conseguir y quizás hayas puesto el listón demasiado alto.

Todos los objetivos conllevan una mejora y gran esfuerzo. En este proceso es muy importante conocerse a sí mismo y saber dónde puedes llegar y donde no.

Respecto a la realidad de los números del presupuesto, si no eres lo suficiente sincero contigo mismo a la hora de poner en una hoja de papel tu situación económica real en números nunca mejorarás.

Es importante que seas sincero. Pon ante ti tu realidad personal o de tu familia y a partir de aquí busca como solucionar los problemas que existen en tu propia economía.

3.- No anticipar o prever gastos extraordinarios que puedan sobrevenir inesperadamente.

Es muy fácil caer en la tentación de pensar, ingreso por ejemplo 1.000 al mes, gasto 600 y me quedan 400 para gastarlos en lo que quiera y disfrutar.

Ojalá fuera así, pero no es la realidad.

Todos tenemos gastos extra que no esperábamos de vez en cuando. Afortunadamente no ocurren todos los meses pero de vez en cuando aparecen.

Reparaciones en la casa, mantenimiento del coche….etc estos gastos pueden hacer que tus ahorros mensuales se reduzcan y créeme, duelen mucho cuando te los encuentras.

Para evitar esta situación, debes de ser previsor. Cada mes aparta una cantidad para crear un fondo para emergencias y no toques ese dinero a menos que te sobrevenga una de esas situaciones que hablamos antes.

Una vez que hayas retirado esa cantidad para cubrir el hecho imprevisto, es crucial que los próximos meses te dediques a devolver el dinero que retiraste al fondo hasta que completes la cantidad que había en ese fondo inicialmente.

4.- No actualizar el presupuesto y no hacer un seguimiento de cumplimiento de las metas.

La vida de las personas cambia constantemente y deberás aplicar esos cambios también a tu presupuesto mensual.

Seguro que cuando te sentaste y confeccionaste tu presupuesto las circunstancias que tenías eran diferentes a las que tienes en la actualidad. Acostúmbrate a actualizar tu presupuesto a medida que tu situación cambia y tendrás ante ti un presupuesto real que reflejará tu realidad económica.

Otro elemento importante es hacer un seguimiento cada semana o cada mes del cumplimiento de los objetivos que te propusiste y observa las cosas que están haciendo bien y las que no están funcionando para ponerles solución cuanto antes.

5.- No involucrar a la familia de las decisiones tomadas en tus o vuestras finanzas personales.

Realizar un presupuesto y cumplir las metas que os habéis propuesto es una labor de equipo y todos los integrantes de la familia deben estar involucrados.

Esta es una buena manera de que todas las personas de tu alrededor y que conviven contigo entiendan la misión del presupuesto y lo que puede hacer cada uno para hacer cumplir lo que os habéis propuesto.

6.- La gente empieza a aplicar el presupuesto en una mala época.

   Con esto me refiero a que igual empezaste por ejemplo a cumplir tus metas en plena época de Navidad que es cuando se supone tenemos más gastos o quizás lo iniciaste antes de las vacaciones de verano.

Empezar por ejemplo a principios de año creo que es una buena época para empezar a implementar tu presupuesto. Después de las Navidades ya han pasado todos los gastos en los que solemos incurrir en esas fechas como gastos en comidas, cenas, regalos…etc.

7.- Las personas usan presupuestos confeccionados por otras personas y no uno adaptado a su propia realidad.

Quizás viste por internet a
alguna persona que usa su propio presupuesto o copiaste su método a algún amigo y al aplicarlo a tu vida y con el tiempo te diste cuenta que no tuviste los resultados que hubieras querido.

Lo que debes hacer es aprender a hacer un presupuesto por tu cuenta, reflejar todos los conceptos que son importantes ,y como decíamos antes, ser sobre todo realista con todo lo que te propongas.

¿Crees que realizar un presupuesto es importante para la vida de las personas y
familias?. ¿Ya has realizado el tuyo propio?. ¿Qué experiencias has obtenido?.

Gracias por dejar tus opiniones en los comentarios de abajo.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of